sábado, 29 de enero de 2011

La verdad

Verdad no es más que una palabra abstracta.
Los jueces la entienden como la medida más certera para dar una sentencia, el abogado del asesino como una pérdida del caso que llevaba, y la familia del fallecido como lo único a lo que pueden atenerse antes de dar su último adiós. Qué de significados distintos todos tan comprimidos en la misma sala...


Pero ¿cuál es tu verdad? y ¿cuál es la mía?. ¿Cuál es la verdad de una pareja de adolescentes que sentían más amor que el que su propia madurez les dejaba soportar?


Nuestra verdad, la de esa niña que camina por la calle de enfrente, la de ese hombre que pasea a su perro y la del conductor de ese viejo autobús que siempre pasa por delante de tu casa... la verdad fue la misma para todos ellos, y también para ti, que estás leyendo ahora esto, y para mí, que fui la que lo escribí.


Me dijiste adios, a todos nos dijeron alguna vez adios... Pero escucharlo de tu boca, de tus manos y de tus ojos duele más que cualquier otra cosa...


¿Sabes cuál es nuestra verdad? ¿La que más duele? Que cuando tu me mirabas por última vez, mi cerebro grababa esa imagen y mi ansia esperaba su inmediata repetición un día tras otro, que cuando tus manos soltaron las mías, mis músculos no hicieron mas que contraerse esperando a que volvieras a abrazar mi cuerpo, que cuando tú me decías adiós, mi corazón escuchaba 'hasta luego'...


Esa es la única verdad para todos, esa que nos hace llorar hasta la saciedad, esa verdad que...
Esa verdad que NUNCA será sincera..
Porque cuando tu mente dice adiós... tu corazón decía 'hasta luego' y yo, sólo pude escuchar eso último...


Duele saber que no se ha acabado y luchar porque parezca lo contrario...

1 comentario:

  1. Yo hace una semana ya que escuché mi último "hasta luego"...

    ResponderEliminar